Si hay un producto con la fama y prestigio que ha traspasado fronteras, este es el jamón ibérico, una delicatessen con cualidades únicas en el mundo. Disfruta conociendo paso a paso cómo cortar un buen jamón ibérico.

Mientras cortas presenta las lonchas en una sola capa o ligeramente solapados entre ellos, empezando a colocar desde fuera hacia dentro. Ten en cuenta que cuanto menos se manipulen mejor conservarán todo su aroma y sabor. Poder ver y probar el jamón antes de comprar es esencial. El corte inicial es importantísimo para diferenciar el aroma y poder apreciar vetas de color que permiten saber cómo es la grasa interna del jamón. Antes de comprar, es importante informarse con los expertos charcuteros del tipo de producto que se está adquiriendo. En la etiqueta encontrarás toda la información que necesitas. Para disfrutar al máximo de todo el sabor, aroma y textura de un jamón ibérico, y aprovecharlo al máximo, aprende a cortar como te mostraremos en estos sencillos pasos.

1 Coloca el jamón en el jamonero elegido, asegurando una perfecta fijación. En esta fase de corte la pezuña se colocará hacia arriba. Con un cuchillo ancho, retira la corteza, la grasa exterior y empieza a cortar justo antes de empezar a comerlo, ya que el contacto con el aire hace que el jamón pierda parte de sus propiedades.
2 Con un cuchillo de jamón empieza a cortar pequeñas y finas lonchas de la maza evitando hacer una forma cóncava o de luna. La loncha perfecta es aquella que es lo más fina posible, casi transparente y veteada de grasa.
3 Ten en cuenta que la dirección del corte del jamón siempre debe ser uniforme, bien hacia la pezuña o hacia abajo. Y recuerda que para evitar accidentes en la mano debe estar siempre detrás del cuchillo.
4 Cuando llegues al hueso de la cadera, y utilizando el cuchillo corto tipo punta, haz un corte incisivo alrededor del hueso, para separarlo del jamón y facilitar que los cortes salgan limpias. La carne adherida a esta zona puedes aprovecharla y cortarla en tiras y taquitos.
5 Cuando se agote la maza del jamón ha llegado el momento de darle la vuelta a la pieza para empezar a cortar por la parte opuesta. Con la pezuña hacia abajo, sigue cortando lonchas de esta zona hasta que llegues al hueso y puedas dejar limpio.
Toma nota de algunos útiles consejos:
  • Si se va a comer el jamón en menos de tres días es aconsejable pelar entero. De lo contrario, es mejor hacerlo a medida que se corta.
  • No tires la grasa exterior que acabas de cortar, ya que estos trozos de tocino y corteza te serán de gran ayuda para conservar y proteger la zona cortada. Así la grasa superficial se mantendrá siempre fresca.
  • No se debe consumir más frío ni guardar en la nevera ya que pierde sabor. Recuerda que su temperatura óptima de consumo es de 24ºC.
  • Aprovecha cada pieza al máximo y corta en pedazos el hueso del jamón para caldos.